Testamento de la reina Isabel de Castilla. Pide buen trato para los indios, vecinos y habitantes de las Indias

   
   
Fragmento del Testamento de Isabel la Católica, fragmento del Codicilo anexo al Testamento. Pide buen trato para los indios, vecinos y habitantes de las Indias.
 
(Fragmento del Codicilo de Isabel de Castilla, otorgado en Medina del Campo a 23 de noviembre de 1504).
   
 ÍTEM, por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la Santa Sede Apostólica las Islas y Tierra Firme del Mar Océano, descubiertas y por descubrir, nuestra principal intención fue, al tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro Sexto, de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión, de procurar de inducir y traer los pueblos de ellas y convertirlos a nuestra santa fe católica, y enviar a las dichas Islas y Tierra Firme prelados y religiosos y clérigos y otras personas doctas y temerosas de Dios, para instruir (a) los vecinos y moradores de ellas en la fe católica, y enseñarles y adoctrinar (en) buenas costumbres, y poner en ello la diligencia debida, según más largamente en las letras de la dicha concesión se contiene, por ende suplico al rey mi señor muy afectuosamente, y encargo y mando a la dicha princesa, mi hija, y al dicho príncipe, su marido, que así lo hagan y cumplan, y que este sea su principal fin, y que en ello pongan mucha diligencia, y no consientan ni den lugar que los indios, vecinos y moradores de las dichas Indias y Tierra Firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno en sus personas ni bienes, más manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido lo remedien y provean por manera que no se exceda en cosa alguna lo que por las letras apostólicas de la dicha concesión nos es inyungido y mandado.
(El Testamento y el Codicilo completos se pueden leer en: http://www.reinacatolica.org )
   

   
La Virgen de Guadalupe se apareció al indio Juan Diego en 1531
   

   

La Virgen de Guadalupe y el indio Juan Diego.
El ayate es esa tela que lleva encima Juan Diego, en la que llevó las rosas al Sr. Obispo, en la que quedó impresa la imagen de la Virgen.
(Texto e imagen de www.elporvenir.com.mx)

   
El 31 de julio del 2002 fue canonizado el indígena mexicano Juan Diego Cuauhtlatoatzin (Juan Diego "El que habla como un águila") o San Juan Diego; quien es reconocido como el primer indígena de América Latina (9 de diciembre 1474 - 30 de mayo 1548) que, según la tradición católica en México, presenció la aparición de la Virgen de Guadalupe en 1531.
Todo lo afirmado sobre Juan Diego fue escrito por primera vez por el bachiller Luis Lasso de la Vega en el siglo XVII.
De acuerdo a esto Juan Diego fue un indígena macehual que nació en 1474 en Cuautitlán, México, que pertenecía al altépetl de Texcoco, actual Estado de México, y que murió en la Villa de Guadalupe, hoy Distrito Federal, en 1548.
A diez años de la llegada de los españoles y cuando se iniciaba lentamente la evangelización de Mesoamérica, señala Juan Diego que tenía pocos años de haberse convertido y bautizado, había sido casado con una indígena llamada María Lucía y residía con su tío Juan Bernardino en el pueblo de Cuautitlán.
Esta “doctrina” era atendida por los franciscanos del primer convento que entonces se había erigido en la ciudad de México.
De acuerdo con la tradición, el día sábado 9 de diciembre de 1531, muy de mañana en el cerro del Tepeyac escuchó el cantar del pájaro mexicano tzinitzcan, anunciándole la aparición de la Virgen de Guadalupe.
Ella se le apareció cuatro veces entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531 y le encomendó decir al entonces obispo, fray Juan de Zumárraga, que en ese lugar quería que se edificara un templo.
La Virgen de Guadalupe le ordenó a Juan Diego que cortara unas rosas que misteriosamente acababan de florecer en lo alto del cerro para llevarlas al obispo Zumárraga en su ayate.
La tradición refiere que cuando Juan Diego mostró al obispo las hermosas flores durante un helado invierno, se apareció milagrosamente la imagen de la Virgen, llamada más tarde Guadalupe por los españoles, impresa en el ayate.
El prelado -que en sus escritos no dejó constancia alguna de ninguno de los hechos- ordenó la construcción de una ermita donde Juan Diego Cuauhtlatoatzin viviría por el resto de sus días custodiando el ayate.
Según lo escrito por Luis Lasso de la Vega, fue así que en 1531, diez años después de la conquista de Tenochtitlan, Juan Diego presenció la aparición de la Virgen María, cuando tenía cerca de 60 años y narró los acontecimientos a don Antonio Valeriano de Azcapotzalco un indígena letrado por conventos jesuitas en la crónica del Nican Mopohua.
Murió en la ciudad de Mexico, el 30 de mayo de 1548, a la edad de 74 años.
Fue beatificado (junto a San Jose María Yermo y Parres y los beatos Niños Mártires de Tlaxcala) en la Basílica de Guadalupe de la Ciudad de México el 6 de mayo de 1990, durante el segundo viaje apostólico a México del papa Juan Pablo II.
Finalmente fue canonizado en 2002 por el mismo Juan Pablo II.
(Texto de www.elporvenir.com.mx )
   

 

Reina Isabel de Castilla, Isabel la Católica      

Cristobal Colon y el descubrimiento de América

         

Reina Isabel de Castilla y San Francisco Javier

            Letra para el Himno Nacional de España

Testamento de Isabel la Católica (fragmento). La Reina siente la muerte cercana y hace profesión de fe católica
Testamento de Isabel la Católica (fragmento). La Reina pide buen trato para los indios
Reina Isabel la Católica. Entrevistas con un historiador
Enlace externo a la página oficial de la Comisión Isabel la Católica para la Causa de Beatificación de la Reina. (Link externo a www.reinacatolica.org).